martes, 25 de enero de 2011

Collado Pondiellos desde el Balneario de Panticosa.

Datos Técnicos:
Fecha: 25-01-2011
Hora: 08:40
Lugar de Salida: Refugio Casa de Piedra.
Acceso: Desde Biescas, coger la carretera hacia Panticosa, y una vez rodeada la presa de Bubal, seguir la carretera hasta su final en el Balneario de Panticosa.
Duración: 5:30 con paradas
Distancia: 10,80 km
Ascenso Acumulado: 1200m
Track: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=1433264

Ortofotografía con Google Earth:

Mapa topográfico:

Perfil de alturas:

Descripción de la ruta:

Tras un gran madrugón, me acerco hasta el Balneario de Panticosa, con la intención de subir al pico Arnales esquiando, aunque mas tarde, debido a varios factores, únicamente llegaría hasta el Collado Pondiellos.

La ruta parte del refugio "Casa de Piedra", y salgo de allí con una temperatura de -5ºC, a pesar de haber pillado por el camino hasta -12ºC, pero dado que no hace nada de viento, se esta perfecto.

Salgo porteando los esquíes y botas en la mochila, ya que primero tendré que subir entre el bosque hasta la Mallata Alta, y aunque no hay nieve, ni el terreno es como para subir con esquíes, este se encuentra con una buena capa de nieve dura-hielo, que a esta primera hora esta tan congelado que no patina demasiado, no así a la vuelta...
Una vez superado el tramo de bosque, ya hay nieve suficiente como para calzarse botas y esquíes, pero dado que me toca atravesar otro pequeño bosque, opto por seguir en zapatillas. Desde aquí las vistas hacia la zona del Garmo Negro son impresionantes.

La verdad que pensaba que la cantidad de nieve por la zona sería menor, y otra opción era haber ido a Fenías, pero dada su orientación y las bajas temperaturas, pensé que estaría todo mucho mas duro, sobre todo pensando en la bajada.

En este punto, y con vistas ya al Collado Pondiellos, me calzo botas y esquíes, aunque no tardaré mas que unos minutos en darme cuenta, que con la nieve tan dura, me resulta mucho mas cómodo subir andando por la huella existente, ya que incluso con la cuchillas no consigo tracción suficiente, con el consiguiente peligro.

Poco a poco voy ganado altura, primero en este tramo común a la subida al Garmo Negro. Se observa perfectamente un canal por el que es habitual que se baje esquiando, aunque yendo solo, lo dejaré para otro día.

Oker posando con Garmo Negro y Argualas tras él.

Una miradita hacía atrás, y vienen a mi mente gratos recuerdo del año pasado por Brazato, Bacias y Diente de los Batanes.

Preciosa bajada la de Argualas, a pesar de ser una zona habitual de aludes, y en la que conviene elegir bien cuando hacerla.

Oker, en este punto, que ya tiene que ir atado, ya que aunque parece que agarra bien, no me fío de la nieve dura como una piedra, y de que patine, y se vaya para abajo hacia unos cortados que dejamos a la izquierda.

Preciosa panorámica hacia el Este.

Llegamos a las ultimas rampas, las mas duras, antes del collado de Pondiellos. A pesar de ser las 10:00, y que el sol lleva ya un buen rato dando en la nieve, esta sigue como una autentica piedra, por lo que no me he vuelto a calzar los esquíes, y subo por la gran cantidad de huellas que hay del fin de semana.

Llegados a este punto, ya asoma una de los grandes, Vignemale, por detrás de los Batanes. Oker que en esta ocasión si quiere posar.

Otra panorámica hacia el Este.

Finalmente en algo mas de 3 horas llego al Collado Pondiellos (2820m.)
Debido a las rachas de viento, se ha formado una capa de hielo, que a pesar de casi no tener ya pendiente
y solo faltarme unos metros, me tengo que calzar los crampones para hacer apenas 10m.

Vistas hacia el Este.

Y también hacia el Oeste.

Los Infiernos, que tienen el corredor Sur en magnificas condiciones.

A la derecha se observa el Arnales, el que iba a ser el objetivo de hoy, pero finalmente desisto, ya que he llegado realmente cansado al Collado Pondiellos, debido al haber porteado los esquíes durante toda la subida, y unido a la altitud, ya que últimamente todas mis salidas habían sido mas modestas.

Tras un breve descanso y de comer algo, una última mirada desde el collado e inicio el descenso.

El primer tramo, el de mas pendiente y expuesto, lo hago sin esquíes, ya que el hecho de tener que soltar a Oker me da miedo, de que al seguirme corriendo, patine y se precipite sobre la durísima nieve, hasta alguno de los cercanos cortados.

No obstante, solo he bajado andando 200m de desnivel y todavía me quedan otros 800m de desnivel esquiables.


Claramente hay dos zonas en la bajada, una primera en el que la nieve se está transformando por el efecto del sol, y que se deja esquiar muy bien, y la zona mas baja, donde hace menos tiempos que recibe rayos del sol, y que se encuentra durísima y además trilladísima de huellas de días anteriores, y donde ya no puedo disfrutar de giros a mi antojo, pero que se deja bajar.

Una panorámica mas hacia es Este.

Llegado a este punto, una vez llegado al bosque en la Mallata Alta, me quito los esquíes, ya que aunque todavía hay nieve, no estoy por la labor de zamparme un árbol esquiando, lo cual no quiere decir que lo haga mas tarde andando al patinar sobre una placa de hielo.

Oker, que hoy no ha podido disfrutar como lo hace habitualmente, ya en parte de camino lo he llevado atado, y porque a él lo que le gusta es la nieve mas blanda para correr y revolcarse, y no tener que andar haciendo equilibrios sobre sus uñas para no patinar constantemente.

Ya en el bosque, aprovechando la buena temperatura, me tomo un respiro para comer y beber algo.

Y llegamos de nuevo al Balneario de Panticosa, donde el lago esta parcialmente helado.

Últimos metros antes de llagar el refugio Casa de Piedra.


Ultima foto donde se ve el lugar hasta el que he llegado entre el Garmo Negro y el Pico Pondiellos.

La verdad que ha sido un bonito día de esquí, aunque una vez en el coche, me da pena haber desistido de llegar hasta el Arnales, cuando lo tenía tan cerquita. Pero no pasa nada, va a seguir ahí, así que ya tengo excusa para volver.




No hay comentarios:

Publicar un comentario