martes, 15 de febrero de 2011

Sierra de la Sía. Nieve, niebla e incluso baño en el rio Cerneja.

Datos Técnicos:
Fecha: 15-2-2011
Actividad: Carrera de montaña.
Cimas: Ventisquero del Polvo (1401m.), Alto del Caballo (1492m.) y Picón Blanco (1512m.).
Hora: 11:00
Lugar de Salida: Agüera.
Acceso: Desde la burgalesa de Villasana de Mena, subir el puerto del Cabrio. Nada mas coronarlo coger un desvió a la derecha, hacia Laredo o el Puerto de los Tornos, hasta llegar al pequeño pueblo de Agüera.
Duración: 3:41 con paradas.
Distancia: 26,32km
Ascenso Acumulado: 1100m
Track: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=1476035

Ortofotografía con Google Earth:

Mapa Topográfico:

Perfil de alturas:

Descripción de la ruta:

Esta ruta, siempre me venía a la cabeza, cada vez que subía el puerto de El Cabrio, y como no tenía claro como estaba la zona de Lunada de nieve, pues era un buen día para conocer la zona, y de paso ver in situ la zona de Lunada.

La idea la tenía clara, subir desde Agüera hacía el Ventisquero del Polvo por la amplia pista habilitada para la instalación de los aerogeneradores, y después, seguir el cordal, primero hasta el Alto del Caballo, y después hasta el Picón Blanco. Una vez allí, tenía pensadas varias opciones para la vuelta, aunque en ningún momento tenía pensado que acabaría en el arroyo Cerneja.

Tras aparcar el coche junto a la carretera general, tenemos que seguir por esta andando, durante unos 200m antes de coger un desvío a la izquierda, para ya meternos en la pista.

Rápidamente ganamos altura, y a nuestro Este, al otro lado del puerto de Los Tornos, se alza Zalama, que hace algo mas de un mes que lo visité la primera vez.

Atrás queda ya Agüera.

Una nueva panorámica del Zalama.

La pista va alternando zonas de pasto, zonas de helechos y algún pequeño bosque de pinos.

A la llegada de un pequeño alto, aparecen ante nuestro ojos la hilera de aerogeneradores del parque eólico de Montija.

Llegamos ya a los primero, a la vez que un frente de nubes llega a la zona, como se puede ver en el Zalama.

Ahora nos toca recorrer todo el cordal de la sierra, bajo los aerogeneradores, los cuales son enormes, y además hacen un ruido tremendo.

Llegado al Ventisquero del Polvo, las nubes nos acorralan, y ya no nos abandonaran hasta la bajada del Picón Blanco, al otro lado de la sierra.

Nos dan un ultimo respiro, para sacar una ultima panorámica a la sierra gemela menor, que esta mas al norte, y por la que volveremos a la vuelta.

La verdad, que una vez metidos en la nube, y bajo los aerogeneradores, la sensación era de inseguridad, ya que las nubes se condensan en sus aspas, y constantemente caían trozos de hielo de las aspas, a el camino por el que pasamos.

El ultimo tramo antes del Alto del Caballo, ya sin los ruidosos molinos, tiene acumulados unos 5cm de nieve caída los últimos días.

En el punto mas alto de la loma, nos encontramos este Cairn, que tiene la inscripción de ser el Alto del Caballo y su altura, aunque su cima oficial estará unos metros mas adelante, y con un vértice geodésico.

Una pena estar la nube tan metida, ya que en los días claros debe de tener unas vistas magnificas.

Autofoto de cima, y del frío y la ventisca hasta se me ha congelado el pelo.

Descendemos rápidamente hasta el collado y afrontamos el ultimo tramo de subida antes de llegar a la antigua base militar del Picón Blanco, la cual ha sido trasladada unos kilómetros al Noroeste, al Picón del Fraile, junto a Lunada.

La recorremos por encima, y solo podemos ver edificios semi derruidos, que bien podían haber sido desmantelados, ya que dejan un feo paisaje.



Dado que no vemos nada, y que la zona carece de interés, bajo rápidamente hacia hacia el collado Noroeste, con intención de buscar algún camino de vuelta. En este punto abandonamos las nubes, y finalmente, casi hasta despejara. Una pena no haber tenido claro el rato en la cima del Alto del Caballo.

Aquí se aprecian tres caminos, el de la derecha, que baja hasta el arroyo Cerneja y unas bordas de la zona, el central que muere al poco, y que nos obligará a bajar por una pedrera inestable hasta el de la derecha, y por ultimo el de la izquierda, que lleva hasta el Puerto de la Sía. La idea era haber cogido este ultimo y haber ido hasta la cima del Moruco, pero veo que al final se me iban a hacer muchos kilómetros y lo descarto.

Panorámica en el que se observa el que iba a ser el camino de vuelta, bajo los molinos.

Al Norte, nos queda la zona de Mortillano y Hornijo.

Llegamos a un punto donde hay una docena de bordas, con sus pastos, rediles....

En este punto lo fácil hubiese sido seguir un sendero al Norte, para coger el cordal y volver por él, pero se me ocurre intentar buscar algún sendero que siga el arroyo Cerneja, cosa que no será nada fácil.

Un primer tramo es un discurrir entre bordas y prados, hasta llegar a el arroyo.




Ya el ultimo tramo antes de llegar al arroyo vemos que el camino elegido no va a ser coser y cantar, ya que la vegetación invade el camino en muchos puntos.

La verdad, que en un primer momento, vamos saliendo del paso, siguiendo algo parecido a senderos, abiertos por el ganado.

Finalmente en una zona que la vegetación se cerraba en exceso, decido bajar hasta el mismo cauce, hasta que en un momento, patino sobre una roca y acabo con mas de medio cuerpo en el río, y ya una vez mojado, pues continuo varios tramos por el cauce hasta encontrar lo que ya si que parece un sendero.

La verdad que estoy totalmente empapado de cintura para abajo, pero como estoy activo, pues tampoco paso frío, a pesar de que el agua baja directamente de la nieve. Una vez llegado a este rudimentario puente, enlazo con algo parecido a una pista, que llega hasta una borda de la zona.

La verdad que el río es precioso, y tiene unas pozas que en verano tiene que ser una gozada darse un chapuzón en ellas, aunque bueno, para uno de las afueras de Bilbao como yo, hasta un 15 de febrero es un buen día para darse un baño!!!   ;.)

La pista gana altura y finalmente enlaza con el camino que inicialmente tenía pensado usar para la vuelta. Han sido algo mas de 2,5km de campo a través, entre helechos (secos en esta época), sobre muros de piedra, prados, zarzas y arroyo con baño incluido, y que mas me hubiese valido haber evitado, pero bueno, la aventura es la aventura!

Panorámica del cordal que he seguido esta mañana.

Y panorámica hacia atrás, hacia el Alto del Caballo y el Picón Blanco.

Otra panorámica hacia el camino recorrido, esta vez desde la pista habilitada para la instalación de los aerogeneradores.

Panorámica desde un pequeño collado junto a Cañoneros, con vista a Mortillano, Hornijo, Peña del Moro...

Desde este punto, me quedan unos 3km de pista, en ligero descenso, hasta llegar a la carretera, de Agüera al Alto de los Tornos.

Por ultimo un rudimentario puente justo antes de llegar a Agüera, donde hemos empezado la ruta y tenemos el coche.

A modo de resumen, bonito recorrido, al que dándole una vuelta (hasta el Portillo de la Sía y algo mas), seguro que repito en BTT. Una pena que la nube no me halla dejado ver nada desde el Alto del Caballo, ni del Picón Blanco. Una pena el estado ruinoso en el que se encuentra la base militar. Una vez mas, parte del recorrido improvisado, por no seguir el que tenía pensado, que acaba entre zarzas y matorrales, este vez con baño incluido, pero que se le va hacer, va con mi forma de ver el monte, y el disfrutar de lugares atípicos!!!

La verdad, que cada vez que me acerco a Las Merindades, veo que es una zona que nos pilla muy cerca a los de Bilbao y alrededores, que tiene una carretera estupenda y sin peajes, y que tiene un montón de alternativas. Así que ya estoy pensando la próxima excursión por la zona...

3 comentarios:

  1. Muy bonito reportaje. Cómo se nota que eres de Bilbao. Mira que darte un chapuzón en pleno febrero...

    ResponderEliminar
  2. No me quejo del chapuzón, que por lo menos el GPS es estanco, y la camara de fotos recien arreglada de un "baño" en la Lece, quedo en la mitad del cuerpo que quedo sobre el agua, jajaja.

    ResponderEliminar
  3. Jajaja, eso! de Bilbao.

    Erreportaia ona motel. Segi gogor.

    ResponderEliminar