jueves, 31 de marzo de 2011

Saioa, desde el Puerto de Belate.

Datos Técnicos:
Fecha: 31-3-2011
Actividad:  Carrera de Montaña.
Cimas: Okolin (1352m.), Saioa (1419m.), Gartzaga (1310m.) y Azkenatz (1171m.).
Hora: 11:50
Lugar de Salida: Puerto de Belate.
Acceso: Carretera N-121A que une Donostia con Pamplona. A mitad de camino entre ambas, está el Puerto de Belate, hoy en día evitado por un túnel, así que para llegar al puerto, hay que evitar coger el túnel y circular por la antigua carretera Na-1210, hasta llegar al alto, a 847m de altitud.
Duración: 2:00
Distancia: 14,05km
Ascenso Acumulado: 950m

Ortofotografía con Google Earth:

Mapa topográfico:

Perfil de alturas:

Descripción de la ruta:

La idea para hoy era bien distinta, esquí en la zona de Larra, pero tras legar allí y tener un tiempo de perros, cojo la carretera subpirenaica con idea de ir hacía el oeste, en busca de algún lugar despejado, y donde pueda por lo menos dar un paseillo.

Tras una buena panzada de kilómetros, decido que una buena opción puede ser subir a Saioa, así que finalmente me dirijo hacía el Puerto de Belate.

Aparco el coche en un pequeño aparcamiento que hay en el puerto, y como el recorrido de hoy es improvisado, pues decido ponerme zapatillas y salir a trotar por la zona a ver que me encuentro.

Justo al otro lado del parking, veo que sale un pequeño sendero hacía un pequeño collado, así que empiezo por ahí, a ver por donde puedo encontrar algún camino hacía el Saioa.

Enseguida encuentro una pista que pasa junto a la modesta cima de Belate, con vistas hacia el lado contrario del valle, hacia Loiketa y Algorrieta.

En un primer momento, la pista discurre por un bosque, al que la primavera no ha llegado aún, y que todavía está sin hojas.

Una pequeña borda en un rincón del bosque.

Pero enseguida salimos del bosque, y ahora el resto de la jornada, sera casi completamente por pastos.


En vez de coger la subida directa hacia Okolin, decido seguir una pequeña senda que me hará dar un pequeño rodeo, pero que me dejara magnificas vistas.

Tras el abrevadero, vemos la cima de Azkenatz.


Desde la vuelta que he dado, saco esta foto a Okolin, que en un primer momento, pienso que podría ser el Saioa.
 Panorámica hacia el Suroeste.

De camino al Okolin, paso junto a este y otros Mugarris.

Tras llegar a la antecima, solo me queda un pequeño paseo hasta Okolin.

Tras comprobar el GPS, compruebo algo que ya pensaba desde hace un rato, esta cima no es Saioa, sino que todavía me queda un trecho hasta ella. Saioa tras el buzón de Okolin.

Foto a su buzón, que parece que sus mejores tiempos quedaron atrás.

Saco un par de fotos, y continuo rápidamente y en suave bajada hacía el collado que separa ambas cimas, donde pastan tranquilamente uno ponis.

La verdad que el bosque tiene formas muy curiosas, supongo que a causa de los vientos predominantes.

Últimos metros hasta la cima.

En la cima me encuentro a tres montañeros y a un radioaficionado.

Buzón de Saioa con Okolin tras el.

Tras ver a esta persona con tanto aparato, antena y demás, le pregunto si esta haciendo algún seguimiento a algún animal o así (desde mi desconocimiento), pero me comenta, con la antena similar a una caña de pescar, recibe señales de radioaficionados de toda Europa.

Foto de cima.

Panorámica desde la cima.

Los tres montañeros deciden tirar hacia Zuriain, aunque no se ponen de acuerdo de cual es el camino mas cómodo a seguir.

Otra panorámica desde la cima.

Bajo de nuevo hasta el collado, pero en vez de volver hasta la cima de Okolin, cogeré un sendero a media ladera y entre el bosque, que me lleva hasta el collado de Gartzaga.

Bonito bosque.

Me cruzo de nuevo con algún poni.

Mirada atrás, hacía Saioa.


Y otra mirada mas atrás.

 Llegando al collado, con vistas a la siguiente cima, Gartzaga.

 Cima de Gartzaga, con Saioa tras el.

Otro buzón mas antiguo.


Mirada hacia Loiketa y Algorrieta.

Mirada hacia atrás, hacía Gartzaga.


 Y para acabar el día, dos precisas fotos a unos caballos que pastaban por la zona.


Últimos metros hasta el coche.

La verdad que al final, después de la mala uva por el mal tiempo en Larra, el día mereció la pena.

miércoles, 9 de marzo de 2011

Sagrado Corazón, desde el Jitu de Escarandi.

Datos Técnicos:
Fecha: 9-3-2011
Actividad: Esquí de Montaña.
Cimas: Sagrado Corazón (2214m.)
Hora: 8:50
Lugar de Salida: Jitu de Escarandi.
Acceso: Desde Arenas de Cabrales, coger la carretera hasta Poncebos. Una vez allí coger el desvío que nos sube durante 10km hasta la localidad de Sotres. Atravesar Sotres y seguir durante 3km hasta un ligero llano, con un parking para unos 10 vehículos, llamado "Jitu de Escarandi".
Duración: 3:48
Distancia: 14,57km
Ascenso Acumulado: 1100m

Ortofotografía con Google Earth:

Mapa topográfico:

Perfil de alturas:

Descripción de la ruta:
Hoy, sin ninguna duda, ha sido el mejor día de esquí de lo que va de temporada. Lo ha tenido todo, bueno tiempo, buena nieve, tanto para subir como para bajar, un recorrido con una esquiada de miedo, una bonita cima, Oker sin problemas por el tipo de nieve... Como únicos peros, pues que quería haberme acercado también hasta Samelar, pero el viento había barrido la ultima pala, y no he podido, y también en el tramo final, que para salir del tubo del tubo por que el bajaba y para volver a la pista, he tenido 20 minutos entre nieve reblandecida y rocas, para salvar los 100m que me separaban de la pista.

Una vez mas salgo del Jitu de Escarandi. Esta vez no he sido el primero en llegar, ya había otros 3 coches en el parking, pero alguno era de unos chicos que han dormido en el Casetón de Andara.

Con los últimos días de sol, no las tenía todas conmigo de poder salir desde el mismo aparcamiento con los esquíes, así que ha sido una sorpresa la cantidad de nieve. Únicamente he encontrado dos zonas de 20 metros barridas por el viento en la pista hacía Andara.

En este primer tramo, destaca la fabulosa loma del Mancondíu, aunque enseguida se nos quedara pequeña a medida que ganemos altura.

A la izquierda se ve el tubo por que el volveré en el descenso.

Llegando al Casetón de Andara, con el Mancondíu a contraluz.

Llegando al Casetón de Andara, una vagoneta recuerda el pasado minero de esta zona.

En algo menos de una hora, nos plantamos en el refugio, prácticamente devorado por la nieve.

Una mirada atrás, y vemos como las nubes bajas cubren la costa.

Pasado el refugio, nos espera una de las rampas mas duras del día, la que salva la Collada del Trasmancondíu, y en plena acción tres chicos con los que me cruzo y que han hecho noche en el refugio.

Las nubes amenazan con acercarse, pero las predicciones se cumplirán, y en altura estará despejado toda la mañana.

Una vez superadas las rampas mas duras, llegamos al llano de las antiguas Minas de la Providencia, desde donde observamos nuestro objetivo (a la izquierda).

Restos de las antiguas instalaciones, por delante del Castillo del Grajal.

El Mancondíu, que tan grande nos parecía al inicio de la ruta, ya lo hemos dejado abajo.

Atravesamos rápidamente la Vega del Hoyo Oscuro, y ahora nos toca una dura rampa para llegar al Alto del Hoyo Oscuro, o el collado que separa Sagrado Corazón de La Junciana. Hoy la nieve esta totalmente asentada, pero este es un sitio en que hay que tener cuidado por el peligro de aludes, así que aún así, voy ascendiendo buscando el camino menos probable de la nieve en caso de avalancha.

Una vez en el Alto del Hoyo Oscuro, vemos que desde aquí, hay buena subida hacia La Junciana, aunque nosotros vamos en sentido opuesto.

Solo me queda remontar la ultima rampa para llegar a la cima. El viento a barrido mucha de la nieve de esta zona, pero aún así, hay suficiente para subir y bajar esquiando.

Una vez en la cima, veo que hoy no va a ser posible continuar hacía Samelar, ya que en su ultima pala, el viento se ha llevado mucha mas nieve que en el Sagrado Corazón, y no tengo ganas de subir para bajar andando. Ya volveré otro día.

Vistas hacia el Oeste, hacia el resto del macizo oriental de Picos.

Al sur, la montaña palentina.

Al este, entre la bruma, el macizo de Peña Sagra. Sin embargo la bruma no nos deja ver la zona de Alto Campoo.

Vértice geodésico con Samelar tras él.

La estatua religiosa que adorna la cumbre.

Y ahora si, foto de cima junto a Oker.

Y para no perder la costumbre, una autofoto con Samelar al fondo.

Oker, que yo creo que ya va aprendiendo de que va la historia, se dedica a descansar, ya que todavía queda la bajada, y que encima a él le toca corriendo.

El primer tramo de bajada hasta el collado, esta justito de nieve, y aquí esta un poco durita, pero no obstante, hay suficiente como para no pillar las rocas. En el collado me cruzo de nuevo con los otros tres esquiadores, que enfilan la ultima pala.

Ahora viene la mejor bajada de día hasta la Vega del Hoyo Oscuro, 200m de desnivel por alternando tramos de nieve polvo-dura y primavera, según le haya dado el sol y el viento.

Mirada hacía atrás y la multitud de huellas de días pasados, y Oker bajando como una bala!!


Una vista mas general de la bajada.

Una vez llegado al llano, Oker me vuelve a tomar la delantera.

Pequeña cornisa en una loma junto a las Minas de la Providencia, pero esta cornisa es antigua, ya que el viento de los últimos día ha sido contrario.

Una mirada atrás. A la izquierda la cima del día.

Tras una nueva bajada muy bonita, llegamos de nuevo al refugio.

Mirada atrás, a la bajada de la Collada del Trasmancondíu.

Una vez en el refugio, en vez de volver por la pista, decido tirar por un tubo que baja hacía e Jitu. Ha sido un tramo de bajada muy divertido, y a pesar de la hora, como no le ha dado casi el sol, la nieve esta perfecta. Varias fotos del descenso.



Oker, que en vez de ir por el tubo, se busca su camino a ver si encuentra algún sarrio a quien perseguir.

Oker, que ya empieza a estar cansadito.

Parte final del tubo. Una vez llegado al llano, es mejor remontar hasta la pista, ya que luego sino entramos en el bosque, y con la cantidad y calidad de la nieve es imposible esquiar, y muy difícil avanzar.

Mirada atrás, de la salida del tubo. La parte final tiene dos variantes, y yo he elegido la de la derecha (de bajada) ya que presentaba menos huellas.

Entramos en una zona de bosque, que en principio es esquiable, pero rápidamente cambiare de opinión, y me tirare 20 minutos para alcanzar la pista que tengo a tan solo 100 metros unos 30 por encima de mi.

Saliendo del bosque, con Cueto Cerralosa al fondo.

Superadas las dificultades, consigo llegar de nuevo a la pista por la que he subido a la mañana.

Ultima mirada atrás.

Y llegando al Jitu, casi cuatro horas mas tarde.

Tras una magnifica jornada, solo espero que esta temporada encuentre días tan buenos como este para la practica del esquí de travesía.