viernes, 1 de abril de 2011

Añelarra, foqueando por el karst de Larra.

Datos Técnicos:
Fecha: 1-4-2011
Actividad:  Esquí de Montaña.
Cimas: Añelarra (2349m.)
Hora: 09:04
Lugar de Salida: Curva helicoidal del Puerto de Belagoa.
Acceso: Desde la localizad navarra de Isaba, coger la carretera Na-1370 hacia Francia, y subir por el puerto de Belagoa hasta casi la frontera. La ruta parte del segundo parking de la estación de esquí de fondo Larra-Belagoa, o del sector llamado La Contienda.
Duración: 3:38
Distancia: 13,3km
Ascenso Acumulado: 800m
Ortofotografía con Google Earth:
Mapa topográfico:
Perfil de alturas:
Descripción de la ruta:
A la segunda va la vencida. Tras el madrugón de ayer, llegar hasta aquí, y tener que volverme por mal tiempo, esta vez con la meteo asegurada, y tras quedar con Joseba, ya que no me iba a pegar de nuevo la paliza de viaje solo, nos acercamos hasta el la zona de Larra, con la intención de ascender hasta el Añelarra.
Tras dejar el coche en el parking de la estación de fondo de Larra-Belagoa, preparamos el equipo para disfrutar de un bonito día.

Instalaciones deportivas de Larra-Belagoa. A la vuelta nos encontraremos un montón de escolares de la zona disfrutando del esquí de fondo.

Iniciamos la ruta a través de las mismas pistas de fondo, donde a primera hora esta perfectamente marcada la huella para foquear, y donde la nieve esta todavía muy dura. Evitamos ir por las huellas, ya que los esquíes de travesía son mas anchos que los de fondo, y les estropearíamos la huella.

Este primer tramo es muy cómodo, con pequeños sube y bajas.

En este primer momento, el Arlas domina el paisaje.

Tras llegar al final del circuito de fondo, ahora nos tocara remontar una pendiente mayor.

Aquí estoy yo, esmerándome en la dura pendiente.

Joseba, avanzando a media ladera en busca del collado de Pescamou.

Y yo haciendo lo propio.


Llegados al collado, el Soumcouy aparece frente a nosotros.

En el collado de Pescamou, con el Soumcouy tras de mi.


Joseba con el Arlas a su espalda.

Realizadas las fotos desde el collado, giramos a la derecha, y seguimos unas huellas de raqueteros y esquiadores que nos preceden, con la imagen del Anie de fondo.

Proseguimos cuesta arriba, dirección al Anie.


El Arlas va quedando atrás.

En algún momento de la mañana, valoramos subir también al Anie, pero finalmente lo descartamos para no encontrarnos nieve pesada de vuelta.

En el camino pasamos junto a este refugio, aunque en el pone bien clara la palabra privado.

Alternamos tramos de ascenso con pequeñas bajadas, pero sin lugar a dudas, esta zona kárstica es mucho mas cómoda de recorrer cubierta por la nieve, que sin ella.

Nos relevamos en ir en cabeza, aunque la nieve esta tan dura, que casi ni marcamos la huella.

Rápidamente nos vamos acercando a la base del Anie.

Rodeada una pequeña loma, asoma ya frente a nosotros el objetivo del día, Añelarra.

Panorámica hacia el Anie de camino a la cima.

Ya solo me quedan los últimos metros hasta la cima.


Foto desde la cima, aunque no tenemos claro cual es, ya que el GPS nos marca un sitio, pero metros antes, la nieve acumulada en la cornisa, ofrece un punto mas alto que la propia cima.

Panorámica hacía la Mesa de los Tres Reyes.

Ahora con mas detalle.

Txamantxoia.

Ezkaurre en segundo plano.

La Mesa y la Tabla.

Pareja de esquiadores franceses llegando a la cima. A la bajada seguiríamos sus huellas por una bajada, al parecer poco habitual.

Foto que nos saca la pareja de franceses.


Tras las fotos y comer algo, empezamos el descenso, que salvo esta primera pala, luego ya seria un alternar tramos de suave bajada con algún pequeño tramo de subida a superar con la ayuda de los bastones, sin la necesidad de colocar pieles.


Ahora el turno de Joseba.

La verdad que la nieve se encuentra de vicio.

El Anie, va quedando ya atrás.

Panorámica durante el descenso, con el Anie a la izquierda y el Añelarra a la derecha.

Joseba, en uno de los tramos en los que era necesario ayudarnos de los bastones.

Nosotros no tenemos muy claro en camino a seguir, ya que no queremos perder demasiada altura y después tener que poner las pieles para remontar las numerosas vaguadas de la zona, pero los franceses que nos preceden, parecen conocer el camino correcto a la perfección.

Una vez mas, valorando en mejor camino a seguir.

Apurando las ultimas bajadas.


Tras un rato de bajada, y tras la perdida de altura, la nieve empieza a estar cada vez mas pesada.

Pero rápidamente llegamos a la estación de esquí de fondo, sin demasiadas dificultades. La pista se encuentra llena de escolares disfrutando de un bonito día de esquí de fondo.

Joseba llegando también a las pistas de esquí de fondo.

Y para terminar una bella jornada, solo nos queda foquear por las pistas hasta el parking.

La verdad que ha sido una buena jornada de esquí, que si bien no tiene grandes descensos, tiene gran belleza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario