jueves, 14 de abril de 2011

Bardenas Reales en BTT. Contrastes en La Plana y La Blanca.

Datos Técnicos:
Fecha: 14-4-2011
Actividad:  BTT.
Cimas: Punta de la Estroza (460m.), Rallón (493m.) y Pizkerra (472m.).
Hora: 9:14
Lugar de Salida: Centro de interpretación de Parque. Arguedas (Navarra). Ruta.
Duración: 6:40
Distancia: 75,86 km
Ascenso Acumulado: 851m.
Ortofotografía con Google Earth:

Mapa topográfico:

Perfil de alturas:

Descripción de la ruta:

Las Bardenas Reales eran uno de esos sitios donde llevaba tiempo queriendo ir, pero por una cosa o por otra, no me había acercado, así que cuando me llamo Joseba proponiéndome el plan, me fue imposible decir que no. Como el plan es en el día, pues toca madrugon y carretera, y en unas 3 horas nos plantamos en el centro de información que hay en el acceso al parque desde Arguedas. Rápidamente montamos las bicis, nos preparamos, y nos ponemos en camino a hacer una circular por la zona de La Blanca y El Plano.

El día es estupendo para la practica de la bici, y la época parece que también, ya que los prados se encuentran totalmente verdes.

Tras unos  300 metros, llegamos a un mirador que nos da una visión general del las Bardenas.

Tras la foto de rigor, seguimos camino hacía la base militar que hay junto al polígono de tiro.

Empiezan a aparecer los relieves típicos de las Bardenas, aunque todavía nos quedan lejos.

Proseguimos estos primeros kilómetros por carretera.

Llegamos a la base militar, y continuamos por una pista, hasta que un kilómetro mas adelante, en un control militar, nos impiden en paso, ya que hoy van a realizar practicas aereas con fuego real, así que toca cambio de planes, ya que nos es imposible seguir la ruta que teníamos prevista, que comenzaba rodeando en polígono de tiro. Tras este "monticulo" se encuentra la base militar.

Dado que hay que buscar alternativas, decidimos iniciar la ruta al revés, y nos dirigimos en primer lugar hacia el Castildeterra, encontrando estas bonitas formaciones de camino.

Bonito relieve moldeado por el agua.

Y enseguida llegamos al Castildeterra, con su curioso copete rocoso.

Bonito contraluz con el Castildeterra de fondo.

Seguimos camino y Castildeterra va quedando atrás, y ahora seguiremos por el interior de un pequeño cañón erosionado por el agua.

Joseba bajo las paredes de arena.

Enseguida salimos de cañón, y ahora nos dirigimos en dirección al Castillo de Peñaflor.

De camino nos encontraremos preciosos contrastes entre las nubes, los prados y las curiosas formaciones de tierra.

Solo por estas imagenes merece la pena venir en primavera, ya que en otras temporadas la zona es mucho mas desértica.

Mas formaciones erosionadas por el agua.

Y mas prados.

Tras un pequeño tramo por senda, llegamos al Castillo de Peñaflor.

Aquí estoy afrontando un tramo de arena.

Y tras rodearlo, cogemos una pista que tras una cómoda subida, nos llevara a la llanada superior conocida como El Plano.

El Plano esta tomado por el verde.

Tras un par de kilómetros de falso llano, llegamos a la Punta de la Estroza, desde donde tenemos unas magnificas panorámicas de todas las bardenas.


Foto de la cima.

Durante el rato que estamos allí vemos pasar varios cazas, que toman como referencia este punto para iniciar sus aproximaciones al blanco.

Y en breves segundos lanzan sus proyectiles varios kilómetros mas adelante.

Tras un rápido y entretenido descenso por una pista, aprovechamos para reponer fuerza, bajo la Punta de la Estroza.

Decidimos abandonar el track que seguíamos e ir hasta el Monumento al Pastor Bardenero, y justamente antes de llegar, nos cruzamos con uno de ellos.

Joseba aprovecha a sacarme una foto en un pequeño descanso.

Monumento al Pastor Bardenero.

Aunque a la mañana nos habían dicho que no tendríamos paso hacia el Pizkerra, vamos a probar suerte por el otro lado, a ver si ahora no hay ningún militar que nos lo impida.

Y seguimos una pista muy divertida y rápida, en ligero descenso, dirección al Rallón.

Mas formaciones típicas de las bardenas.

Pizkerra, al que ascenderemos mas tarde.

No me canso de sacar fotos a las curiosas formaciones.

Ya estamos casi en el Rallón, y de momento nadie nos ha impedido el paso, así que quizás tengamos suerte y podamos subir a él.

Aquí se observa perfectamente como los estratos duros aguantan la erosión del agua, mientras que los mas blandos van desapareciendo.

Seguimos dirección al rallón.

Joseba aprovechando el descenso.

Y finalmente llegamos a la cima de Rallón.

Las vistas son impresionantes.


Pizkerra, nuestro próximo objetivo.

Pirámide de tierra.

La bajada decidimos hacerla acercándonos hasta las antecimas próximas.

Rallón desde su antecima.

Miradas al sur.


Joseba asomándose a un pequeño terraplén.

Los cazas siguen con las maniobras y lanzas sus proyectiles  a menos de un kilómetro de nosotros.

Abandonamos la zona del rallón.

Y continuamos a través de una trialera y algún tramo por prado a través.

Joseba con la zona de La Ralla tras él.

Por en medio de estos barrancos discurre el paso de los ciervos.

Pasamos por un tramo técnico de bajada.

El Pizkerra, que ya se encuentra a tiro de piedra.

Solo nos falta pasar a través de algo parecido a un sendero por en medio de un terreno arado.

Aunque no es fácil mantenerse sobre la bici.

Y tras dejar las bicis en su base, ascendemos rápidamente a la cima de Pizkerra.

Foto de cima.

Joseba retratando el paisaje.

La cima del Pizkerra desde el otro extremo del montículo.

En vez de volvernos hasta el paso de los ciervos, decidimos que probaremos suerte a través de un pequeño sendero que vemos entre este barranco.

Aunque a tramos es mejor bajarse de la bici...


En medio de esta árida tierra, encontramos una pequeña edificación, que pudiera haber sido un observatorio.

Pizkerra desde el barranco.

Para salir del barranco, solo nos queda bajar por estas escaleras.

Ultimas formaciones antes de regresar a la zona exterior del polígono de tiro.


Y tras unas 6 horas volvemos a la pista de esta mañana, y a los prados verdes.

Volvemos a pasar por el Castildeterra.

Ahora cogeremos una pista que va recta hacía el centro de información, y evitaremos el rodeo que hemos dado esta mañana por las instalaciones militares.

Ultima mirada atrás, trás un bonito día de bici de montaña.

Y tras 75km, quedamos satisfechos del recorrido realizado, a pesar de los contratiempos y cambio de plan de primera hora, pensando en una próxima excursión por la zona, pero para descubrir la Bardena Negra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario