miércoles, 26 de octubre de 2011

Gorbea, 44 años despues.

Datos Técnicos:
Fecha: 26-10-2011
Actividad: Montaña.
Cimas: Gorbea (1481m.)
Hora: 09:04
Lugar de Salida: Parking cerca de Zarate,en el PK 19,5 de la A-3610. Ruta.
Duración: 5:10h.
Distancia: 18,72
Ascenso Acumulado: 938m.

Ortofotografía con Google Earth:

Mapa topográfico:

Perfil de alturas:

Descripción de la ruta:

Son muchas las veces que he estado en el Gorbea, y no es el primer reportaje que cuelgo en el blog, pero esta subida tiene un significado especial, ya que mi aita, que no es montañero, subió de joven y siempre ha tenido en mente el volver a subir algún día.

A pesar de su ilusión por volver, es algo que no había hecho por el miedo a la ultima rampa por el lado bizkaino (que es la que recordaba) y el miedo a no ser capaz de hacerlo o de acabar con alguna lesión. Así que aprovechando que esta mas en forma por el tiempo que le da su jubilación, y que le explico que la ruta por el lado alavés es mas llevadera, no hay excusa para no cumplir ese pequeño sueño.

El punto de partida es el parking de grava que hay a un kilómetro pasado Zarate.

El primer tramo, de enlace a la senda Zarate, es en continua subida a través de un bonito bosque.

Una vez que enlazamos, tras dos kilómetros, con la senda Zarate, el paisaje es mas abierto, aunque todavía con mucha vegetación.

Enseguida tenemos una primera vista del objetivo del día, tras la loma de Araza, la cual bordearemos por la derecha.

Panorámica en este pequeño claro, donde pastan plácidamente unos caballos.

Acercándonos a Pagazuri, ya distinguimos perfectamente la cruz.

Mi aita, todavía no quiere confiarse, a pesar de que le he dicho que la ultima rampa por esta vertiente, no es como desde Bizkaia.

Oker, junto a su pequeño tesoro (el palo).

Pasado ya junto a Arroriano ya tenemos vistas hacia el NO, donde vemos Anboto tras el espolón de Igiñiker.

Ya sabíamos que la previsión de tiempo era de vientos de hasta 100km/h, pero confiábamos en estar de vuelta para su llegada. Sin embargo estos vienen con dos horas de adelanto, y la sensación térmica baja muchísimo.

Y por fin, tras algo mas de dos horas y media, llegamos a la cima. No es el día mas agradable para estar, una verdadera pena, ya que mi aita no pudo disfrutar como le hubiera gustado, de su ansiada cima.

Ahora toca la foto a la que tantas ganas tenía mi aita, apoyado sobre la mesa de orientación. Siempre había tenido en mente la foto sacada en este mismo lugar hace 44 años, y quería reeditar el momento.

Y aquí la foto original. En aquella ocasión la aventura fue bastante mayor que ahora. Autobuses desde Barakaldo hasta Zeanuri, subir desde el pueblo medio de noche, perderse por el camino, hacer noche en tiendas...... Aquello si que era un verdadero reto!!!

Panorámica hacía el N.

En la lejanía podemos ver Getxo, nuestra casa.

Foto familiar junto a la cruz.

Aprovechamos que en la zona N pega menos viento para comer algo, y Oker, que no nos quita ojo a ver que puede pillar.

Tras el pequeño descanso, y con manos y cara doloridas por el frío, una ultima foto a mi aita con la cruz, y salimos de vuelta.

Nos queda el consuelo de que por lo menos las nubes, que pasaban muy cerquita de nosotros, no nos han quitado las vistas.

Panorámica bajando hacía Arroriano.

En cuanto perdemos altura, el viento desaparece casi completamente, cosa que agradecemos mientras caminamos por el bosque vestido de otoño.

Y tras algo mas de 5 horas, y con mi aita, que los últimos kilómetros notaba el cansancio, pero tremendamente satisfecho, llegamos a la pasarela de madera que hay justo antes del parking.

Un verdadero placer el haber acompañado a mi aita en su reto personal, en un día algo gris, con un incomodísimo viento sur, que por lo menos nos dio una claridad de vistas espectacular, a pesar de no dejarnos estar en la cima todo lo que hubiésemos querido. Espero que haya experimentado por lo menos un poco esa sensación tan agradable que nos da a los montañeros el subir a las cimas, grandes o pequeñas, y el contacto con la naturaleza, y que así no me diga "estáis locos!!" cada vez que le cuento los sitios a los que he ido o a los que voy a ir. Y ya le dije que la próxima, que esperemos que sea pronto, será al Ganekogorta, al que nunca ha subido, pero que siempre le ha "llamado" desde el Pagasarri.


No hay comentarios:

Publicar un comentario