viernes, 18 de noviembre de 2011

Beriain, entre las nubes por la Grieta de Ihurbain.

Datos Técnicos:
Fecha: 18-11-2011
Actividad: Carrera de montaña.
Cimas: Ihurbain (1416m.), Beriain (1493m.), Amorro (1348m.) y Lezitza (1350m.).
Hora: 08:44
Lugar de Salida: Unanu. Ruta.
Duración: 4:18 h.
Distancia: 25,65 km.
Ascenso Acumulado: 1239m.
Observaciones: Esta ruta no conviene hacerla en días de lluvia o con el suelo mojado.
Track en Wikiloc.

Ortofotografía en Google Earth:

Mapa topográfico:

Perfil de alturas:

Descripción de la ruta:
Son muchas las veces que he pasado por la autovía dirección a Pirineos, e inconscientemente, siempre se me iban los ojos a las imponentes paredes de la Sierra de Andia,  de unos 1000 metros de desnivel sobre el valle. Sin embargo, a pesar de la previsión de buen tiempo, esta vez la montaña apenas será visible, ya que se encuentra escondida entre la nubes.

Son varias la rutas por las que se puede acceder a la parte alta de la sierra, pero una de ellas, siempre ha llamado especialmente mi atención, la grieta que sube por la cara NO hacia la cima de Ihurbain. La idea es subir por la grieta, para después, hacer las cimas mas occidentales y mas altas de la sierra, y tras pasar por el centro geográfico de Euskal Herria, bajar por la pista de Lezitza que baja cómodamente hasta el valle.

La ruta parte de la pequeña localidad navarra de Unanu, donde podemos dejar el coche en las inmediaciones de la iglesia.

Partimos por una amplia pista durante 3km, señalizada como GR-232, o Senda del Pastoreo, a través de la cual rodearemos los grandes cortados. Mientras trotamos cómodamente por la pista en suave ascenso, para ir entrando en calor, vemos que no hemos elegido el día mas idóneo para realizar esta ruta, pero por lo menos lo vamos a intentar.

El pueblo de Unanu rápidamente va quedando atrás.

A estos poco parece importarles las nubes o el frío viento.

Tras 3 km por la pista, la abandonamos en este punto. Tras un breve tramo por el bosque, enseguida nos enfrentaremos a una dura pedrera.

El avance por la pedrera mojada no es nada cómodo, y son de gran ayuda los dos bastones, que aunque cuando salgo a correr, habitualmente no los llevo, esta vez creo que me van a ayudar mas que molestar.

Rápidamente no metemos en la nube, y la visibilidad no va mas allá de 20-30 metros, pero con el GPS, no tengo ningún problema para seguir el camino.

Aquí podemos observar la dureza de la pendiente.

Seguimos ascendiendo hasta encontrarnos con unos cortados, los cuales dejaremos a nuestra izquierda. Solo nos queda seguir la pared hasta llegar a la grieta.

Llegado a este punto, sigo por la delicada zona herbosa bajo la pared, aunque llevados unos 50m, no hay avance posible, y tengo que retroceder. En este punto hay que descender a una terraza inferior, por un pequeño destrepe sin dificultad.

Tras rodear los cortados, llegamos a una amplia pedrera, a través de la cual vamos ascendiendo, a medida que se encajona la grieta de Ihurbain.

Esta es una de esas rutas que no se deben hacer con suelo mojado, ya que para subir por la grieta, tenemos que superar tres pequeñas chimeneas, que si bien son cortas, y sin caída expuesta, las superaríamos con mucha mas seguridad en seco. Los pasos son de grado II.

Foto de mi compañero de cordada. En esta ocasión, a punto estuvimos de tener que darnos la vuelta, ya que el primer resalte, el mas largo, unos 4-5 metros, era demasiado complicado para Oker. La solución, tras un par de intentonas que no veo claras, es subir por la derecha, y a mitad del resalte, desde una posición mas o menos cómoda y segura, ayudarle a subir tirando del arnés, y ya desde mi posición, él subir el resto del resalte que queda como buenamente puede. Lo bueno, es que si bien cuando Oker era mas "inexperto" se ponía nervioso e intentaba tirar a toda pastilla para donde pudiera, ahora ya sabe que yo le ayudo, y se queda parado hasta que le diga que siga, o le ayude.

Finalmente salimos de la grieta, y entre la nube y un fuerte viento, llegamos a Ihurbain.

Foto de cima y sin perder tiempo para no perder temperatura, sigo camino, ahora ya de nuevo trotando, dirección a Beriain.

Rápidamente, y tras un último suave ascenso, aparece entre la nube la silueta de la ermita de San Donato.

La ermita tiene dos partes diferenciadas, una mitad dedicada al culto y cerrada con barrotes...

Y la otra mitad a modo de refugio, donde aprovecho para beber y comer algo, al abrigo del frío viento.

A pesar de estar a gusto dentro, pasados 5 minutos, continuamos camino antes de quedarnos fríos.

Cima de Beriain, la cual esta a escasos metros de la ermita.

Oker junto al vértice geodésico.

Seguimos trotando dirección al pequeño monumento en el centro geográfico de Euskal Herria, pasando de camino por la cima de Amorro, la cual no tiene buzón. El monumento es un pequeño mojón rodeado de varios círculos concéntricos de piedra.

Foto junto al mojón.

Y foto del buzón allí presente, a pesar de no ser una cima, y estar en una suave depresión.

Rápidamente llegamos a la que será la última cima del día, Lezitza.

Ahora ya, solo nos falta seguir un pequeño tramo, karst a través, hasta localizar la pista de Lezitza, la cual nos llevará a través del bosque, de nuevo a Unanu, en suave descenso durante unos 10km.

A medida que perdemos altura, salimos de la nube.

Aunque la meseta superior sigue totalmente cubierta.

Esta zona de bosque esta realmente preciosa.

A mitad de camino, encontramos a una colonia de buitres posada en los arboles junto a la pista, aunque en el momento de acercarnos, emprenden todos el vuelo.

Y dadas las corrientes de aire, planean sin esfuerzo alguno.

En el lado contrario del valle, las nubes pasan rozando la sierra de Urbasa.

Cada vez tenemos mas cerca el valle.

Oker, que este último tramo empieza a estar cansado.

Una última mirada atrás, y el Ihurbain, que intenta asomar entre la nubes.

Tras cuatro horas y cuarto, llegamos nuevamente a Unanu.

No ha sido un gran día de montaña, viento, frio, nubes... pero a pesar de todo, ha tenido su encanto el correr entre la niebla, y vuelvo a casa con la ascensión a una de las montañas que tenía desde hace mas tiempo en mente subir. Siempre habrá otra ocasión para volver y poder disfrutar de sus maravillosas vistas sobre el valle y la zona sur de Aralar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario