miércoles, 22 de febrero de 2012

Enlazando Cubada Grande, Cubada Pequeña y La Mota.

Datos Técnicos:
Fecha: 22-2-2012
Actividad: Esquí de montaña.
Cimas: La Mota (1339m.), Cubada Pequeña (1384m.) y Cubada Grande (1605 m.).
Hora: 10:15 h.
Lugar de Salida: Puente de los atrancos, camino de Estacas de Trueba. Ruta.
Duración: 2:50 h
Distancia: 10,36 km.
Ascenso Acumulado: 809 m.
 
 
Ortofotografía con Google Earth:

Mapa topográfico:

Perfil de alturas:

Descripción de la ruta:
Aprovechando las buenas condiciones de nieve en la zona de Lunada, hago la que puede ser la ultima incursión de la temporada por la zona, salvo alguna buena nevada tardía. Unos días atrás me había quedado con las ganas de subir hasta Cubada Grande, desde el collado Viduleo, ya que debido a la nubosidad, la visibilidad era casi nula, y viendo que hoy el día esta inmejorable, busco una ruta de la que solo he encontrado una pequeña mención en Mendikat, y que trata de unir las cimas de La Mota, Cubada Pequeña y Cubada Grande.
La ruta parte desde una explanada junto a la parada de bus, camino del puerto de Estacas de Trueba, y junto al Puente de los Atrancos.

Desde este mismo punto, veo a la izquierda La Horadada, ascendida hace unos días, y a la derecha, la que será la primera cima de hoy, La Mota.

En tan solo un par de días, se ve que la nieve ha ido desapareciendo, y aunque podía haber apurado desde el coche, los primeros cinco minutos los hago porteando los esquíes, hasta pasar una calva que se veía en la pista del lado contrario del Río Trueba.

Punto en el que me calzo los esquíes, a los pies de La Horadada.

En último plano, se ve el Picón Blanco, la cima de antes de ayer.

Ascendiendo por el Barranco del Curro.

Y una mirada atrás.

Posado de Oker, aunque hoy casi le podía haber sobrado el abrigo.

Camino de La Mota, miramos ya de igual a igual a La Horadada.

En un primer plano,  tras Oker, esta Cubada Pequeña y el collado que la separa de su hermana mayor, y en último plano, Castro Valnera, totalmente vestido de blanco.

Últimos metros antes de llegar a La Mota. Para llegar a ella, hemos subido por una media ladera desde su vertiente sur, que si la nieve esta muy dura puede estar peligrosa ya que hay alguna zona-tobogán expuesta, que nos lleva a unos cortado, así que es preferible darle un rodeo mayor y subir por la pala Sureste, evitando así ese pequeño riesgo.

Oker en la cima de La Mota, la cual esta barrida de nieve.

Panorámica desde La Churra hasta Pico de la Miel.

Ahora bajamos por una zona un poco barrida al Collado del Curro.

Bajada hacia El Bernacho desde el Collado de Curro. El año pasado hubo un pequeño susto en esta zona, ya que un alud de considerable tamaño se llevo por delante a cuatro montañeros, los cuales resultaron heridos.

Para subir hacia Cubada Pequeña, primero tenemos un pequeño resalte desde el Collado del Curro, y debido a la nieve polvo acumulada, tengo que arrastrarme un poco sin los esquíes para llegar a la meseta superior.

Mirada hacia el valle entre La Horadada y Cubada Grande, por donde bajaré mas tarde para completar la ruta circular.

Una mirada atrás, hacia La Mota.

Seguimos, por esta meseta mas justita de nieve, en dirección a Cubada Pequeña.

Desde Cubada Pequeña, vemos que Castro Valnera está en perfectas condiciones.

Panorámica desde La Mota, hasta Peña Lusa.

Desde Cubada Pequeña, veo que es factible el paso hacia su hermana mayor, aunque primero tendré que bajar al collado que las separa. Dado que al lado contrario hay una fuerte pendiente y que está helada, decido guardar los esquíes por un rato, y calzarme los crampones, para evitar sustos innecesarios.

En el Collado de las Cubadas.

Echo un vistazo a ver cual es la zona mas accesible para salvar esta gran pendiente.

Vista al otro lado del collado.

En este tramo, prefiero llevar a Oker atado.

Aunque superar la gran pendiente no nos llevará mas de 10 minutos, hay que andar con cuidado, ya que la nieve esta muy dura, y la pendiente media será de unos 40º, con algún tramo algo mayor. Mirada atrás una vez que la pendiente disminuye.

Ahora solo nos falta seguir subiendo suavemente hasta la cima, que lo hago con crampones, para no tener que andar dos veces poniendo y quitando esquíes. Vemos que Castro Valnera está a dos pasos.

Últimos metros.

Tras la cima, vemos a tiro de piedra la zona de Alto Campoo y de Picos de Europa.

Llegando a la cima.

Panorámica al Norte.

Castro Valnera.

Mirada al Oeste, hacia Picos de Europa y Alto Campoo.

Panorámica al Sur, hacia La Churra y Nevero del Poyuelo.

Picos de Europa.

Alto Campoo.

Incluso se aprecia al fondo San Lorenzo.

Buzón.

Oker con cara de pena, a ver si le suelto ya...

Tras un breve descanso, y una vez puestos los esquíes, primero bajo por la cómoda loma dirección al Collado Viduleo. Aunque la pendiente es moderada, es suficiente para disfrutar haciendo unos giros.

Oker, que no se quiere quedar atrás.

Nos vamos acercando al collado, y al otro lado vemos La Horadada.

Antes de llegar al collado, hemos salvado un resalte antes del pequeño tramo con gran pendiente.

Ahora, tras girar a la izquierda, bajaremos por el valle entre Cubada Grande y La Horadada, en dirección a la Cabaña de Curro.

En este tramo la nieve se encuentra mas dura y hay que andar con mas ojo. Aun así, es una gozada bajar por aquí.

La mayor parte de la bajada esta despejada, pero el último tramo, hay que atravesar este pequeño bosque.

Mirada atrás, hacia el Collado Viduleo.

Si elegimos bien el camino, apenas nos lleva un minuto salir de nuevo al claro.

Vistas hacia el Collado del Curro, desde donde se ve que hay una buena esquiada. A la derecha, La Mota, la que ha sido la primera cima de hoy.

Cabaña de Curro.

Ahora solo nos queda seguir la pista que nos llevará rápidamente hacia la carretera.

Pero primero tenemos esta preciosa vista del valle del río Trueba.

Y Finalmente llegamos de nuevo al Puente de los Atrancos, punto de partida de la ruta.
Y tras una intensa semana explorando nuevos recorridos por la zona, sin lugar a dudas esta ha sido la mejor de todas.